Innovación

¿Por qué las baterías de los smartphones duran tan poco?

grey_iconJueves, 12/06/14, 12:25h

mobils_DEF

Las baterías son, aún hoy en 2014, la mayor fuente de quejas de los usuarios de teléfonos móviles, aunque las razones han cambiado con el tiempo. Al principio el problema era el terminal, el primer teléfono móvil (1G) consumía un montón de energía y las baterías eran tremendamente grandes. La segunda generación de teléfonos móviles (2G) son terminales compactos con circuitos mejorados  y densidad de las baterías (de iones de litio) de larga vida, con más de 1-2 semanas al principio del año 2000.

El aumento de la transferencia de datos vía móvil, como mails, archivos, juegos, búsqueda en internet, etc., ha empujado a la industria de telecomunicaciones a desarrollar el 3G, una red con mayor capacidad de 384Kbit/s frente a los 1Kbit/s que tiene la red 2G. Pero estas importantes mejoras, también han requerido el uso de tecnologías más complejas que requieren mayor cantidad de energía para conectar con la red móvil.

En 2007 los teléfonos móviles han cambiado radicalmente en términos de uso con la aparición de los sistemas operativos IOS y Android. Como el dispositivo tiene una pantalla color más grande y un procesador más complejo para usar las aplicaciones, la vida de la batería ha decrecido radicalmente a un solo día en muchos casos. La popularización de aplicaciones de mensajería instantánea y videollamadas, que obligan al teléfono a conectarse con más frecuencia a la red para ser capaz de recibir todos los mensajes, obligan al usuario a sacrificar batería para poder estar permanentemente conectado. Investigaciones hechas en Telefónica, han descubierto que manteniendo activadas este tipo de apps se consume en algunos casos hasta 10 veces más batería.

En esta línea, los investigadores de Telefónica están estudiando cómo las nuevas versiones de Android y FirefoxOS pueden ser alteradas para ejecutar versiones más ligeras de las aplicaciones en el teléfono, intentando aislar la complejidad en la nube de Telefónica, evitando así que ésta agote la vida de la batería móvil.

A esto responde Telefónica impulsando dos tareas: adaptando la configuración de la red y adoptando nuevas tecnologías, tales como la consecución de una mayor rapidez en pasar del estado activo al estado de reposo (3G) y el empeño en su impulso al despliegue de 4G/LTE que ha conllevado numerosas mejoras por lo que respecta al uso de la batería.

La principal característica de 4G que trae la mejora de vida de la batería se llama DRX – basada en la recepción discontinua que ya utilizaban tecnologías anteriores cuando el dispositivo se encontraba en estado de reposo. La diferencia ahora es el mantenimiento de la recepción discontinua con el dispositivo en estado activo. En estado de reposo los smartphones no usan recursos de radio, mientras que en el estado conectado sí los utilizan y el consumo de batería es muy alto debido a la comunicación entre el terminal móvil y la red. En lugar de estar continuamente conectado a la red esperando mensajes, el teléfono se “apaga” ciertos intervalos de tiempo sin impacto para el usuario.

A pesar de todo esto, las tecnologías de las baterías no progresan tan rápido como los microprocesadores, y el foco de los fabricantes en este momento es el coste de producción más que la eficiencia.

¿TE HA RESULTADO INTERESANTE? COMPÁRTELO EN

  • fb_icon
  • twitter_icon
  • linkdin_icon
icon_3Ver otras publicaciones sobre Innovación