Tag Archives: Open Future_

Una visión muy particular sobre la evolución de Internet de las Cosas

Lo que hoy en día llamamos Internet de las Cosas (Internet of Things o IoT) es la última derivada de la revolución de las TIC’s; la voluntad de conectar todos los objetos que nos rodean en nuestra vida cotidiana. Pero para entenderlo mejor, hay que explicar que quiere decir exactamente eso de los ‘objetos conectados’, en que sectores de actividad tiene sentido hablar de IoT o que modelos de negocio y que oportunidades nos ofrece esta nueva ola tecnológica.

Con el objetivo de aclararlo, Marc Pous CEO y fundador de thethings.iO, empresa que forma parte de Wayra Barcelona, la aceleradora de startups de Telefónica Open Future, ha compartido con nosotros su particular visión sobre el nacimiento y evolución del denominado IoT en una sesión organizada por el 22@ network.

Pous comienza su discurso con una sentencia: “Si una ciudad no es inteligente, está destinada al fracaso. Si una administración no habla de Smart city o una empresa no hace uso del análisis de Big Data, probablemente tiene sus días contados”. Después de haber hecho hincapié en estos requerimientos, Marc se dispone a ofrecer una elaboración propia de la vida del Internet de las Cosas que construye sobre tres momentos históricos clave.

El primero: Chile, año 1971. Salvador Allende gana las elecciones y decide rodearse de personal joven, dinámico e innovador con la idea de controlar producciones y suministros de logística en el país en tiempo real. Consigue conectar todas las fábricas del Estado en el marco de un nuevo proyecto llamado Synco, gestionado desde una sala donde siete expertos del gobierno en la materia controlan donde se han de dirigir los suministros, si necesitan producir más o menos carbón, o las mejores rutas en tiempos real para los camiones de mercancías en las carreteras de  Santiago. Es la primera tentativa de Smart City a nivel de país.

El segundo: Japón, año 2011. Un terremoto en el océano Pacífico deriva en un gran tsunami que causa la explosión del reactor nuclear de una planta de Fukushima. Durante la tragedia, desde Londres, una empresa dedicada a la recogida de datos de sensores, detecta que hay un sensor de detección de radiación en Osaka, a más de 2.000 km de Fukushima, que recibe millones de visitas de usuarios que quieren conocer la gravedad de la situación en tiempo real. Este hecho anima a la empresa a comprar todos los sensores de radiación nuclear posibles y, con electrónica básica y un teléfono móvil, consigue que más de 2.000 personas envíen datos de radiación nuclear en tiempo real a su plataforma. Así, de forma gratuita y accesible para todos, este  ‘bottom-up’ tecnológico propio de la IoT, genera tanta o más información de la que disponía Allende 40 años antes en su sala con sus siete expertos.

Marc_dins

El tercero se compone de una serie de acontecimientos: Palo Alto, Centro de Investigación Xerox Park, año 1991. El jefe de investigación Mark Weiser sentencia que la tecnología con la que interactuará en el futuro acabará desapareciendo y cualquier acto físico tendrá repercusiones en el mundo virtual, así como cualquier interacción con el mundo virtual causará interacciones en el mundo físico. Más tarde, en 1999, Kevin Ashton se refiere a este hecho pronunciando por primera vez las palabras ‘Internet of Things’, y dejando atrás toda una larga lista de títulos que incluían “computación ubicua, pervasive technologies, etc…”, para definitivamente conceder un nombre a este concepto.

Todo ello se materializa en 2005, cuando Massimo Banzi crea el famoso ‘Arduino’, cambiando el curso de la historia de la tecnología. En un intento para programar objetos de diseño superando los obstáculos que suponía programar microcontroladores y conectarlos a objetos físicos, decide hacer una placa con código y hardware abiertos con tanto éxito que se ha convertido en el hardware de referencia en la tecnología de prototipaje.

Pous concluye la charla con las tendencias a las que nos arrastra este mundo hoy en día; la Seguridad, el retail, la moda; como la ropa conectada o, sobre todo, wearables en forma de joya que nos pueden llegar a advertir que recibimos un exceso de luz ultravioleta y que es el momento de ponernos crema solar. Por descontado, también tienen cabida aquí el entretenimiento y la salud, entre muchas otras. De hecho, crea tendencia, incluso, en modelos de negocio que genera a su alrededor, como las campañas de Crowdfunding.

Marc Pous ha presentado la IoT como una herramienta básica en un mundo que avanza exponencialmente mientras nosotros, como individuos, sólo estamos preparados para hacerlo de forma lineal. La única opción que tenemos entonces, es trabajar en colaboración porque, en sus palabras, “reinventar la rueda es muy caro y muy difícil”. Nos recuerda que su empresa thethings.iO existe para colaborar con otras en acelerar su proceso de creación de hardware, conectarlo a Internet y aportar valor a su cliente final.