Tag Archives: smartcity

Smart City. Un paseo por la ciudad inteligente del Corporate Innovation Center

Si damos un paseo por el córner que el Centro de Demostraciones dedica a la ciudad, comprobamos que las soluciones tecnológicas que presenta pueden tener distintas vertientes según el prisma con el que se miren. Lo que llamamos soluciones M2M (la conexión Machine to Machine o Máquina a Máquina) tienen un largo recorrido y ocupan un amplio espectro en términos de usabilidad. Dependiendo de la necesidad que las requiera, pueden ir dirigidas a todo aquello relacionado a las SmartCities o bien a un sector de carácter más industrial.

Para hacernos una idea, las soluciones M2M conectan una máquina (que a modo de ejemplo podría ser un ascensor) con la máquina de control a manos del gestor de este ascensor, permitiéndole recibir y monitorizar todas las incidencias a través de la tarjeta SIM que se introduce en el hardware del ascensor; cosa que posibilita cambiar todos los parámetros de la máquina en remoto y tiempo real .

En el Centro de Demostraciones vemos varios ejemplos, tanto de proyectos piloto como de otros que ya están en marcha. Uno de ellos es el servicio de gestión de flotas o vehículos. Aquí, quien más se beneficia de esta tecnología son los fabricantes o aquellos que gestionan flotas de transporte o paquetería. Para ellos, disponemos de unos pequeños dispositivos de 5cm X 5cm que se introducen en el puerto de conexión del vehículo, que a su vez se conecta a un ordenador. Esta conexión permite al responsable de la empresa o al gestor de turno disponer de la información sobre la localización de los vehículos, el posicionamiento, el consumo, el kilometraje, los hábitos de conducción que toman sus conductores, si se da un tipo de conducción brusca de forma frecuente, etc. Todos estos parámetros están ‘sensorizados’, y se puede ver el historial del recorrido de los vehículos y un mapa gráfico donde sale la localización de cada uno en tiempo real, hecho que hace más eficiente el cambio de rutas ante una necesidad de última hora desde control central.

Como este ejemplo, muchos otros: servicios de vending, de depósito y almacenaje, como depósitos de agua para parques y jardines con gestión automatizada, proyectos con concas hidrográficas con sensorización del caudal, o control del llenado de les gasolineras.

Ciudad

Si echamos un vistazo a todo el espacio, apoyado en un rincón veremos a un bombero. Nos muestra el proyecto piloto de sensorización e internet de las cosas dedicado al sector. En el chaleco lleva lo que en su argot es llamado ‘botón del pánico’, que detecta la concentración de gases explosivos mientras el bombero trabaja y que, ante el peligro de explosión, vibra avisando al uniformado de que debe irse de la  zona de trabajo de inmediato. Este sensor también permite enviar a control la alarma y la localización exacta del bombero en caso de que éste haya caído. Lo monitoriza detectando la inmovilidad si ha tenido algún problema y permanece demasiado tiempo en una misma posición. Es por ello que este dispositivo también recibe el nombre de ‘hombre al suelo’. Este bombero también dispone de una cámara en el casco que registra el servicio y envía las imágenes por comunicación vía internet o bluetooth en tiempo real.

En dirección contraria, una estación meteorológica. Esta controla los niveles de lluvia, viento (dirección, intensidad) y temperatura. Situada en varias partes de la montaña, envía la información a los ordenadores de los centros de control, que la reciben en tiempo real; una de las máximas de la conexión M2M, la inmediatez de la información.

Justo delante,  veremos un parquímetro para vehículos eléctricos. Es un ejemplo de los cargadores a pie de calle, que mediante una app móvil permite reservar el espacio de tiempo durante el cual queramos conectar el vehículo y, a nuestra llegada, acercando el móvil o la tarjeta de prepago dotada de tecnología NFC, nos po`ne a disposición una toma eléctrica que queda blindada para nuestro vehículo para que el usuario pueda disponer del tiempo de carga a su gusto.

Y casi en la entrada del espacio vemos una marquesina inteligente; una pantalla de comunicación para los centros urbanos, que puede ser táctil, y que facilita información ciudadana como el tráfico, la agenda cultural, párkings disponibles, mapas, el hospital más cercano, etc. También puede convertirse en la pantalla del canal metro, o de cualquier proyecto que incluya cartelería digital.

El centro de demostraciones presenta todas las capas que conforman un servicio en el mundo de soluciones para SmartCities y las facilita de manera individual o en servicio completo, extremo a extremo (más conocido por el anglicismo End to End o E2E): hay quien puede requerir una parte del servicio como la gestión de la tarjeta SIM pero ya dispone del hardware, o solicitar la conectividad, o demandar únicamente los sensores, o servidores, pero ya cuenta con la página web desde donde quiere visualizarlo o hacerlo público, por ejemplo. Y como esta, hay millones de posibilidades de acceso a los productos del centro.

Con todo, después de la visita remarcaríamos la doble vertiente de la tecnología al servicio de la Smarticity, que presenta nuevos procesos tecnológicos para aumentar el ahorro económico en la gestión pero, sobre todo, para mejorar la calidad de vida para los ciudadanos, acercándoles la información y facilitándoles todos los trámites rutinarios que les roban tiempo, dinero y energía en su vida cotidiana en la urbe.

 

Valencia accesible desde cualquier sitio y en cualquier momento

Este es el objetivo de la plataforma VLCi Smart desarrollada por Telefónica para la ciudad de Valencia. La idea es que cualquier persona tenga toda la información de la ciudad en su teléfono móvil o en su ordenador. Incidencias de tráfico, plazas de aparcamiento libres, contenedores de reciclaje, transporte público, geolocalización de 3.000 puntos de interés turístico o trámites administrativos municipales son algunas de las opciones al alcance de los valencianos.

¿Cómo se ha llevado a cabo? Recopilando datos de funcionamiento y cifras de gestión de 45 servicios municipales diferentes. Tras su digitalización, los datos se han integrado en  la plataforma VLCi, una herramienta informática que aglutina toda la información, la interpreta y la deriva a diferentes sistemas de difusión para ponerla a disposición de los ciudadanos y del ayuntamiento. Con todo, Valencia se convierte en la primera ciudad española 100×100 inteligente.

La plataforma VLCi hace posible una ciudad más sostenible desde el punto de vista económico y más accesible para sus habitantes, mejorando su calidad de vida gracias a la integración de la tecnología en los servicios públicos. VLCi facilita la mejora del tráfico gracias a los 3.900 sensores de intensidad circulatoria distribuidos por la urbe y controlados por el Centro Integral de Gestión de Tráfico.

Son también ejemplos de las bondades de esta tecnología la optimización de la rapidez de respuesta de los cuerpos de seguridad a través de los localizadores de la Policía Local, o que los sensores de detección de incendios forestales instalados en la Albufera alerten a los bomberos de cualquier fuego ayudando a controlar la quema de paja de arroz. En el área de la salud y el medio ambiente, VLCi integra mapas interactivos de contaminación y de niveles de polen que permiten tomar medidas preventivas a la población alérgica o que padece enfermedades respiratorias. A nivel presupuestario, facilita el ahorro en energías gracias a los reguladores de alumbrado que están instalados en el 70% de las farolas de la ciudad o el ahorro de recursos hídricos con riego por control remoto.

Además, permite al ayuntamiento una gestión online integral. El consistorio, pues, pasa a eliminar el papel de todos los trámites municipales y podrá gestionar alrededor de 7 millones de expedientes electrónicos, convirtiéndose en el primer ayuntamiento “sin papeles” de España, con un ahorro de 140.000 euros anuales.

Con este paso como Smart City, Valencia abre las puertas a una innovación abierta a todos, ya que los principales actores del sistema local de I+D+i como las universidades, centros de investigación, asociaciones empresariales, Puerto o Cámara, entre otros, tienen acceso libre a esta tecnología de Telefónica. Emprendedores y desarrolladores informáticos valencianos ya pueden acceder a la base de datos de VLCi para diseñar aplicaciones encaminadas a mejorar los servicios públicos y municipales.